Cartel DANZA MACABRA

Danza Macabra

De August Strindberg

Versión de Francisco Melgares.

Dirigida por Mercedes Lezcano
Protagonizada por:
José Sacristán como Edgar,
Mercedes Sampietro como Alicia, y
Juan Gea como Kurt

Se estrenó el 15 de noviembre en el Teatro Bulevar de Torrelodones dentro del marco del XX Festival de Otoño de la Comunidad de Madrid. Durante el mes de marzo de 2004 se representó en el Teatro Albéniz de Madrid, continuando la gira hasta el 30 de junio de 2004.

“Danza Macabra” es una gran obra de un autor excepcional. Un hombre atormentado de extraordinario talento; uno de los más grandes dramaturgos del teatro universal. Es una obra violenta, expresionista, con un humor sarcástico que permite un trabajo muy interesante con los actores. En “Danza Macabra” observamos ese mundo que expresa la continua crisis del individuo. Es el infierno de un matrimonio que lleva veinticinco años junto. Strindberg se mantiene neutral entre los dos esposos, y Kurt, el tercer protagonista, está lleno de comprensión por los desdichados cónyuges. Los esposos son dos personas que viven en una isla al margen de la sociedad, que no se relacionan, que no son aceptados por el entorno. Es un matrimonio de dos fracasados: él, incapaz de conseguir un ascenso en el ejército, y ella, olvidada de todos, abandonó una carrera teatral muy modesta.

Tras veinticinco años en común, no tienen nada que decirse. Sólo reproches. Están muertos. Llega de visita un personaje, Kurt, y su presencia es bien recibida: es un soplo de vida en este cementerio. Cada uno de los esposos encuentra en él, un interlocutor a quien confiar sus angustias. Este infierno arrastra, implacablemente, a Kurt que, se ve envuelto, contra su voluntad en aquel remolino de miserias. El juego macabro que despliegan ambos esposos para atraer a Kurt, les mantiene vivos y unidos. Este juego es su razón de existir. Se necesitan, están hechos el uno a la medida del otro. Para Strindberg, las desventuras matrimoniales son una expresión más de la imperfección de la vida. La lucha, a muerte, entre el hombre y la mujer es una manifestación de la demencial relación entre los seres humanos. El juego macabro -desgraciadamente tan vigente siempre- por el control del poder.

Producción: Metrópolis Teatro
www.metropolisteatro.com

Fotografías: Ros Ribas

Cartel, escenografía y fotos: